¿Una fuga de agua? Arreglelo cuanto antes y no desperdicie el agua.

Un grifo que gotea, una fuga en el inodoro… Todo esto puede ocasionar un desperdicio de muchos litros al cabo del año. Para comprobar las fugas generales de la casa, un método sencillo pero muy eficaz consiste en controlar el contador antes y después de un intervalo de tiempo en el que supuestamente no se ha consumido agua (noche, fin de semana, etc.) Y en la cisterna consiste en añadir un colorante alimenticio y observar al cabo de unos minutos la posible aparición de coloración en la taza. Este es un sistema eficaz y simple para detectarlas.

Al margen de estos consejos, existen sistemas domésticos que permiten automáticamente la detección de una fuga ocasional y el corte inmediato del suministro de agua. Los modelos están disponibles para cada tipo de edificio, necesidad y se instala a la entrada del agua de la vivienda. Dispone de un contador de caudales, que contabiliza los consumos instantáneos de agua y en cuanto detecta un consumo anómalo, cierra automáticamente el paso del agua. Manualmente puede volverse a poner en marcha en cualquier momento. Puede sustituir perfectamente la llave de paso general del agua, con la ventaja de asegurarnos un control efectivo de fugas incluso cuando no estamos en casa, por trabajo, fines de semana, vacaciones, etc. Estos dispositivos tienen una duración superior a los 5 años.

Que se incremente la factura del agua y se desperdicien litros de agua, deberían ser motivos suficientes como para ponerle una solución pronta a un problema que es fácil de reparar.