“El AVE que secó Abdalajís” en El escarabajo verde

  • La construcción del Tren de Alta Velocidad en distintos puntos de España ha generado muchas polémicas. El documental titulado “El AVE que secó Abdalajís” explica uno de los casos más penosos.
  • Sucedió hace 3 años, cuando se perforaba la sierra malagueña del valle de Abadalajís para construir dos túneles de la línea Málaga-Córdoba. Las obras reventaron el acuífero lo que provocó una gran fuga de agua, los manantiales se vaciaron y este pequeño pueblo, el Valle de Abdalajís, se quedó secó.

 

“El AVE que secó Abdalajís”
El Valle todavía no se ha repuesto del desastre.
Su alcalde dice con sorna que “parece que nos ha mirado un tuerto”, porque el pueblo tiene una historia larga de abandono y precariedad, pero nunca había tenido problemas de agua. De hecho, era muy conocido con el sobrenombre de Villa de los Manantiales, por sus 5 fuentes de aguas abundantes y cristalinas. Una vez iniciadas las obras, se supo que el “pinchazo” del acuífero ya se apuntaba en el proyecto de este tramo de la Alta Velocidad entre Málaga y Córdoba. Pero todo indica que fue mucho más grave de lo previsto, ya que los dos túneles, hoy a pleno rendimiento, eran ineludibles y se descartaron otros trazados.

La reacción de la gente del Valle de Abdalajís, un pueblecito de escasamente 3.000 habitantes, fue organizarse en la Plataforma Pro-manantiales. Exigieron información y respuestas, que primero tendían a asegurar que se sellaría la fuga pero que, actualmente, consisten en asegurar que el agua que se escapa se canalice para el uso doméstico y para recuperar los manantiales. Adif y el ayuntamiento también trabajan para que el suministro a través de cubas deje de ser el sistema de abastecimiento del agua necesaria para el pueblo, así como otras actuaciones para compensarlo.

Ganaderos, regantes, todos los usuarios han aceptado más o menos con resignación la nueva situación. Por su parte, la Plataforma pro-manantiales no ceja en su denuncia de los incumplimientos de las administraciones y insiste en pedir la recuperación efectiva de los manantiales. Igualmente, mantienen su denuncia a la fiscalía de Málaga.

Esta es otra historia que pone sobre la mesa el dilema de la conservación frente a la modernidad. En este caso, una vez más, todo indica que la filosofía fue que “el fin justifica los medios”
un documental de Anna Solana y Jero Rodriguez
Imagen: Nico Sánchez
Sonido: Juan Baño
Montaje: Regino Hernández
Producción: Celeste Roig

¿Cuánta energía cuesta derrochar agua?

El agua y la energía son dos recursos escasos en nuestro país y estrechamente vinculados entre sí. Ahorrar agua nos permite también economizar energía ya que es mucha la que se consume para pretratarla, bombearla hasta nuestras casas y finalmente depurarla.

En España se estima que el consumo industrial y doméstico, incluyendo además la gestión hidrológica y la demanda agraria puede representar un 5% del consumo energético total.

Dos actividades relacionadas con el agua son especialmente consumidoras de energía: la desalación y la depuración de aguas residuales.

España tiene una larga historia en la desalación: ya en los años 60 se empleaba esta tecnología en las Islas Canarias y actualmente existen en España alrededor de 1.000 desaladoras funcionando.

La técnica más extendida en la actualidad para la desalación es la ósmosis inversa que consiste en bombear agua a alta presión a través de membranas semipermeables que separan agua y sal. El consumo de energía de las bombas en estos procesos es directamente proporcional a la salinidad del agua.

Se considera que el consumo medio de una planta desaladora de agua en España es alrededor de 4,9 kWh/m3 y a nivel nacional la desalación es responsable aproximadamente del 1% del consumo energético total, equivalente a mas de 17.000 lámparas de bajo consumo encendidas constantemente.

En Lanzarote, donde la casi totalidad del agua para consumo humano proviene de las desaladoras, una gran parte de la energía consumida en la isla se debe a estas plantas.

Y ¿cuánta energía se necesita para depurar el agua en una ciudad?

En la depuración de aguas residuales urbanas se utiliza una combinación de tecnologías dependiendo de las características del agua a tratar, pero en todas las instalaciones será necesario realizar un pretratamiento, para eliminar elementos gruesos, una decantación, un tratamiento de los lodos generados y finalmente un tratamiento biológico para una limpieza más fina del agua. Esta última fase es la que mayor consumo energético supone, con más de la mitad de la energía consumida en toda la planta.

La potencia total de los equipos instalados en las plantas depuradoras en España es de 305 MW, similar a la de una gran central térmica de producción de electricidad y, de la misma manera que la desalación del agua, la depuración también representa un 1% del consumo energético nacional total.

Sin embargo, las plantas depuradoras también se pueden convertir en centrales de producción de energía, como en el caso de las de Canal de Isabel II en Madrid.

Si además se tienen en cuenta otros procesos como el bombeo o la potabilización del agua, necesarios para nuestro consumo diario, se puede ver como el sector del agua es un gran consumidor de energía.

Por todo ello y por muchísimas otras razones, necesitamos tratar el agua con mucho cuidado en nuestras casas, ¡acuérdate de esto cuando abras el grifo la próxima vez!

Fuente: twenergy

Blog Action Day: Un día, un tema: El agua

Cada año el Blog action day se dedica a tomar un tema para concientizar. El viernes pasado fue el Blog Action Day. El tema ha sido el agua:

Blog Action Day 2010: Water from Blog Action Day on Vimeo.