Aprovechamiento de agua de lluvia

Para muchos usos domésticos, la calidad del agua no precisa ser la de “apta para el consumo humano”.  Hablamos del empleo de agua en la lavadora, el lavavajillas, la limpieza de la casa, la cisterna del inodoro y el riego en general.

Sacamos este tema porque seguro que alguna vez habrá pensado en algún sistema de recogida de agua de lluvia para usarlo en la limpieza del hogar. Es indudable, es un recurso esencialmente gratuito y no depende de las compañías suministradoras. Pero esta idea requiere de unos procedimientos: captación, almacenamiento y distribución. Y no olvidarse de que la lluvia solo se da en ciertos meses del año, con lo cual se sigue necesitando un sistema eficiente de gestión de ambos tipos de aguas, la de lluvia y la que suministra las compañías.

A continuación, os mostramos el diseño básico del sistema de recogida de aguas pluviales:

  1. Cubierta: En función de los materiales empleados tendremos mayor o menor calidad del agua recogida.

  2. Canalón: Para recoger el agua y llevarla hacia el depósito de almacenamiento. Antes de los bajantes se aconseja poner algún sistema que evite entrada de hojas y similares.

  3. Filtro: Necesario para hacer una mínima eliminación de la suciedad y evitar que entre en el depósito o cisterna.

  4. Depósito: Espacio donde se almacena el agua ya filtrada. Su lugar idóneo es enterrado o situado en el sótano de la casa, evitando así la luz (algas) y la temperatura (bacterias). Es fundamental que posea elementos específicos como deflector de agua de entrada, sifón rebosadero antirroedores, sistema de aspiración flotante, sensores de nivel para informar al sistema de gestión, etc.

  5. Bomba: Para distribuir el agua a los lugares previstos. Es muy importante que esté construida con materiales adecuados para el agua de lluvia, e igualmente interesante que sea de alta eficiencia energética.

  6. Sistema de gestión agua de lluvia-agua de red: Mecanismo por el cual tenemos un control sobre la reserva de agua de lluvia y la conmutación automática con el agua de red. Este mecanismo es fundamental para aprovechar de forma confortable el agua de lluvia. Obviamente se prescinde de él si no existe otra fuente de agua.

  7. Sistema de drenaje: El de las aguas excedentes, de limpieza, etc. que puede ser la red de alcantarillado, o el sistema de vertido que disponga la vivienda.